Buenos Aires, Domingo, 19 de Noviembre de 2017

Gustavo Bonfigli

 

Por Ricardo Martinese

Entrevisté a Gustavo Bonfigli, nos dio la oportunidad de conocer un poco más sobre algunos entretelones de su vida profesional y descubrir aspectos sobre su trabajo en el apasionante mundo del doblaje, fundamental en su rol como actor, y poco conocido por el público en esa actividad.

¿Cómo fue tu niñez?

Nací en Villa Bosch en el partido de Tres de febrero donde pase mi infancia, adolescencia y un poco más, porque estuve hasta los treinta años en la casa de mis viejos. Así que tengo los mejores recuerdos de ese barrio de tanos , en esa época de jugar a la pelota en la calle , de quedarnos con los muchachos de la barra dando vueltas, salir en bicicleta y volver sin ningún tipo de problemas. Hice la primaria y secundaria en el mismo colegio de curas, el instituto Pío XII, me recibí de técnico electrónico, pero jamás ejercí.

¿Cómo surgió tu vocación por las tablas, y cómo comenzaste?

Por un lado siempre me gustó el tema del teatro, empecé en la secundaria haciendo imitaciones, de profesores y personajes de la televisión, como un divertimento. Tenía un show armado que presentaba en fiestas de quince de amigos, al terminar la secundaria fui a estudiar teatro en el Conservatorio Nacional.

Comienzo filmando algunas propagandas, en el año 1989 realizo el primer comercial de un vino de la época: “Facundo”, que si bien sólo se difundía por los cuatro canales de aire existentes en la televisión de ese momento, estaba pautado de tal manera que era imposible no verlo. Cuando terminaba en un canal comenzaba en el otro y así sucesivamente. Eso me dio mucha popularidad, y sigo haciendo comerciales en exclusividad con esa marca hasta el año 1994, para la que hice un total de quince. Aunque en realidad formar parte del elenco del musical de Drácula dirigido por Pepe Cibrián en el año 1991, fue lo que me hizo dar cuenta que podía vivir de esto y tomarlo en forma profesional.

¿Cuáles fueron tus experiencias radiales?

En radio estoy desde el año 1996 en el ciclo denominado”Las dos carátulas” transmitido por radio Nacional, en el rubro radioteatro, también hice un programa con un amigo en una FM local de Caseros, hace algunos años.

¿En la televisión también te vimos frecuentemente?

En ese medio, he trabajado en muchísimos programas, no con la continuidad que uno quisiera, siempre fui haciendo capítulos independientes sin un personaje fijo. Ya hace casi veinte años lo hice en el recordado programa “Amigos son los amigos”, también estuve un año trabajando en “Floricienta” y más recientemente en “Los únicos” , “Un año para recordar” y “El elegido . Participé en la película “Belgrano” junto a Pablo Rago, el 20 de junio se pasó una versión de telefilm , donde interpreto a un enviado de Buenos Aires que recibe en Tucumán al General Manuel Belgrano.

Sabemos de tu labor en doblajes, ¿Cuáles fueron tus experiencias?

Si, hace bastante tiempo que lo hago, me gratifica plenamente y estoy muy conforme pues es una tarea que me da la posibilidad de vivir de la profesión desde otra mirada, sin estar pendiente de un llamado para integrar el elenco en alguna obra, que no siempre llega en el momento preciso. He doblado en películas a Hugh Grant, en “Cuatro bodas y un funeral”, a Arnold Schwarzenegger, Cristopher Lambert y también a Al Pacino y Robert De Niro.

Hago doblajes de programas para Discovery Channel, Animal Planet, People & Arts, un programa de “Archivos del FBI” y alguno en el canal Encuentro.

En el cine nacional tuve la satisfacción de componer la voz del Coronel Cañones en las películas “Isidoro” y “Patoruzito, la gran aventura”.

 

Dejamos para el final el teatro, la pasión de los actores. ¿Qué has hecho en este rubro?

Si es así, la gran pasión de un actor es presentarse ante el público. Hice algunas obras muy a pulmón, ¬¬como “El ritual” con compañeros del conservatorio que con mucho esfuerzo me brindó una experiencia enorme para desempeñarme en un teatro.

Luego vino la obra “Drácula” en la que interpreto una mascota hasta la temporada del año 1997 inclusive, luego “Hamlet Pop” en el Teatro de la Cova y en “Justo en lo mejor de mi vida” realicé un reemplazo junto a Luis Brandoni. También participé en "Volvió una noche" en Andamio 90, con Daniel Marcove y Norma Pons y compartí rol protagónico en la pieza “75 puñaladas” con Eduardo Poli.

Actualmente estoy en el Paseo la Plaza , Sala John Lennon. Haciendo “Terapia”, obra muy conocida que interpreto por primera vez, también junto a Poli. Somos dos personajes, un psicólogo y su paciente con complejo de Edipo, que como dice la gacetilla de prensa hasta el mismo Edipo le recomendaría hacer terapia.

Se abordan muchos otros sentimientos y aflicciones como la soledad, la hipocresía, la incomunicación familiar y el sexo. Todo desde el humor con giros muy divertidos y un final absolutamente inesperado. La obra fue escrita por Martín Giner y en esta ocasión la dirige Julián Cavero.

También participo en “Radioteatro en escena”, recreando un radioteatro de la década del 50, junto a un elenco estable de empleados del Banco de la Provincia de Buenos Aires, dirigido por Miryam Strat. El público lo disfruta muchísimo, tanto como nosotros arriba del escenario. El radioteatro tuvo su esplendor en esa época y la televisión le fue quitando protagonismo, así que lo siento como un homenaje a ese género, el que permitía al actor interpretar el personaje por radio, aún sin dar el “fisic du rol”.

Se nota que formas parte de la gente que se gana la vida haciendo lo que le gusta ¿es así?

Si, estoy muy feliz por poder vivir de esta profesión desde hace ya veinte años. Obviamente tiene que ver con la energía que uno le pone, el esfuerzo, el intentar siempre abrir la mayor cantidad de puertas y decirle que no a muy pocas cosas.

Me considero un laburante, un eterno agradecido a la vida que me dio la posibilidad de trabajar en lo que amo y sumar constantemente proyectos a medida que pasan los años.